La resonancia magnética es un análisis seguro e indoloro que emplea un campo magnético y ondas de radio para obtener imágenes detalladas de los órganos, tejidos y estructuras del cuerpo.

Se utilizan para detectar una amplia gama de padecimientos, como son: problemas cerebrales, afecciones de la médula espinal, esqueleto, tórax, pulmones, abdomen, pelvis, muñecas, manos, tobillos y pies.

A diferencia de los rayos X y las tomografías computarizadas, una resonancia magnética no aplica radiación. La máquina de resonancia genera un campo magnético que reajusta temporalmente los átomos de hidrógeno en nuestro cuerpo para obtener ondas de radio que son recogidas por un dispositivo receptor en el escáner. Este dispositivo receptor transmite las señales a una computadora y esta crea la imagen basada en las ondas de radio emitidas por el cuerpo, de tal forma que se pueden visualizar imágenes transversales e imágenes tridimensionales que se pueden ver desde muchos ángulos diferentes.

Las resonancias magnéticas suelen durar entre 20 y 90 minutos, según el tipo de estudio que se esté realizando. Las imágenes de resonancia magnética serán analizadas por un radiólogo especialmente capacitado para leer e interpretar los registros, mismo que envía un informe al médico para que este transmita los resultados al paciente o su familia.

Contacta a nuestros asesores para consultar más sobre las características de los estudios de imagenología que brindamos, como resonancia magnética, rayos X, tomografía, ultrasonido y otros.